En numerosas ocasiones en las clases de educación canina oímos la frase de “mi cachorro lo muerde todo y ya no sé qué hacer”. En muchos casos, ellos sin darse cuenta colaboran en el problema ofreciéndoles objetos poco adecuados para jugar, así como zapatos viejos, calcetines, mantas, etc. Creando un mal hábito en el perro.
Los perros necesitan masticar, se trata de una conducta totalmente normal. Los cachorros son mucho más curiosos y más juguetones que los perros adultos y por ello suelen ser más destructivos, además de sumarse el hecho de que les salen los dientes y por ello muerden más.

Adiestramiento canino como solución a la masticación destructiva

La conducta destructiva en los perros cachorros generalmente es un problema de educación canina, mientras que la conducta destructiva en los perros adultos puede ser debida a una diversidad de causas.

Es normal que los cachorros muerdan y mastiquen. Una buena parte del tiempo del día en la que no duermen la dedican a jugar, a comer y a masticar. Por lo tanto, la masticación destructiva no es algo inusual en los cachorros y de aquí que los dueños deban contar con esta conducta.

Si el problema persiste en el cachorro cuando va creciendo sí que podría reflejar una falta de adiestramiento canino por parte del dueño, más que un estado patológico del perro. Por ello, se debe enseñar al perro con mucha paciencia y persistencia qué juguetes son suyos y puede morder y cuáles no.

Con el adiestramiento canino conveniente y la supervisión adecuada, como llevando a tu perro a un club de adiestramiento canino, el pronóstico de que el problema finalice es de bueno a excelente, así que no hay que perder la paciencia, acaban aprendiendo.

Puedes leer más sobre la educación canina y su importancia para ampliar conocimientos sobre este tema!

Juguetes masticables para perros

En los cachorros, el tratamiento es relativamente sencillo e implica poner en su alcance juguetes masticables para perros, así como jugar con ellos y el perro. Por otro lado, deberemos de dejar muy claro al perro que el resto de cosas no son sus juguetes bajo ningún concepto, así que sólo podremos jugar con nuestro perro con aquellos juguetes que sean suyos.

No hay que dar por supuestas ciertas conductas. Los perros no son capaces de discernir qué objetos son aceptables para que los mastiquen ellos y cuáles no lo son y mucho menos si de vez en cuando jugamos a juegos con ellos como el “tira y afloja” con toallas o con calcetines. Los perros no entienden que ahora sí podemos jugar con estas cosas y luego no, por ello se recomienda que solo jueguen con sus juguetes.

Los juguetes para masticar sólo son apropiados si son para ese uso en especial. Los juguetes duraderos de plástico, de nailon y de goma son aceptables para algunos perros pero, en cambio, es posible que otros no muestren interés alguno por ellos. Los juguetes de cuero crudo que pueden ser destrozados son muy intrigantes para la mayoría de los perros. Las galletas de cereales, pueden proporcionar placer al masticarlas y dientes más limpios pero son ingeridas con excesiva rapidez y son excesivamente ricas en calorías para constituir la base de un programa de masticación.

Masticación destructiva en perros adultos

La causa de la masticación destructiva en los perros adultos puede resultar más difícil de diagnosticar y de tratar con éxito. Algunas de las causas pueden ser la falta de estimulación, la ansiedad por separación y el retraso de las horas de las comidas. También se debe tener en cuenta que la razón puede ser debida a algún problema médico y es recomendable consultar a su veterinario para descartar una enfermedad.

La mejor forma de prevenir la masticación destructiva consiste en proporcionar a los cachorros juguetes para masticar y enseñarles que el resto no. Hasta que el dueño pueda confiar en el perro lo deberá vigilar constantemente o confiarlo a una zona segura hasta que tenga el hábito bien adquirido.

Los perros en general tienen necesidad de hacer mucho ejercicio, es muy bueno para que gasten su energía y no tengan ansiedad, ya que esto también puede impulsar a la masticación destructiva canina y por lo tanto que muerdan todo lo que encuentren por su camino.