Hoy en día por internet podemos encontrar mucha variedad de información sobre diferentes cursos de adiestrador canino, a veces es difícil saber cómo elegir el adecuado porque no sabemos cuál de ellos es impartido por una buena escuela de adiestramiento canino.

De esta forma hemos querido recoger las principales cuestiones que se deben tener en cuenta a la hora de elegir un buen curso de adiestrador canino.

Experiencia en formación canina

Al recoger información dentro de las diferentes escuelas de formación canina lo primero que debemos averiguar es si la escuela está legalmente establecida. También deberíamos fijarnos en la cantidad de años que lleva ejerciendo e impartiendo cursos de adiestramiento canino para asegurarnos que su metodología funciona.

ejercicio canino sentado

 

Aprende de un maestro instructor canino

Otro aspecto a destacar en la búsqueda de una escuela canina es leer detenidamente el curriculum del Maestro instructor que imparte los cursos y conocer a fondo las experiencias y méritos que ha tenido a lo largo de su carrera.

Poder aprender de una persona que tenga una larga experiencia en el sector jugará un papel muy importante en nuestro aprendizaje como futuro adiestrador canino.

Arte de adiestramiento canino

Horas prácticas adiestrando perros, lo más importante

El temario del curso, aunque la mayoría de escuelas imparten contenidos muy similares asegúrate que incluyen los temas de obediencia, etología y técnicas en modificación de conducta.

Sin embargo, lo que la mayoría desea encontrar en un curso de adiestramiento canino son el máximo de horas de práciticas, y ciertamente es muy importante ya que al fin y al cabo es lo que realmente nos va a ayudar el día en el que estemos solos delante de un perro.

Es muy difícil e inexacto poder explicar cómo se construye la educación de un perro y como se solucionan los problemas de conducta sin tener al perro delante, sin manipularlo. Pueden haber  teorías y diferentes ejemplos pero lo esencial es poder ponerlo en práctica con diferentes perros, diferentes edades y razas porque cada uno puede responder de forma muy diferente.

De esta manera, practicando y aprendiendo de instructores con gran experiencia es como se aprende, se coge soltura y confianza en el trabajo como educador canino.

Otro punto importante es ver casos reales, como por ejemplo las visitas de clases a domicilio o visitas de clientes al centro, de esta forma se aprende a tener trato con clientes reales y ayudarles a educar a su perro, tarea nada fácil.

En estos casos prácticos no solo se aprende a manipular el perro y educarlo, sino además se debe aprender a explicar al cliente el trabajo que se va a realizar y cómo se va a realizar, la metodología.

Y por último y muy importante es aprender a transmitir confianza como educador canino para que el dueño del perro se implique plenamente en el aprendizaje.

Las escuelas online sin prácticas

Hoy en día hay muchas escuelas de Formación para educadores caninos y con diferentes formatos como los vía “ On line “.

En nuestra opinión, como trabajamos son seres vivos creemos que es  muy difícil impartir un curso por internet, no podemos seguir el mismo patrón teórico con todos los perros dado que todos los perros no tienen el mismo carácter, son diferentes y únicos.

educadora canina

La práctica es la base de un buen aprendizaje así que si se estudia on line se debería complementar con horas de prácticas siempre.

Sin práctica y sin perros NO SE APRENDE IGUAL

 Por último recomendaros que pidáis siempre mucha información antes de elegir un curso de adiestrador canino, aseguraros que el instructor de curso sea un profesional, de cuántas horas de práctica se imparten y del número de personas por curso ya que cuánto más practiquéis mejor!