Los Guardianes

Blog Mundo Canino

Saly, aprendiendo a hacer sus necesidades en la calle

aprender a hacer necesidades en la calle

Saly es un cachorro Border Collie de 5 meses que fue adoptada por Leo, un cliente de los guardianes que la recogió de la calle porque estaba abandonada.

Leo nos dejó a Saly en guardería para de paso, darle clases de educación canina en obediencia, es decir: que no tire de la correa, que vaya a su paso, que se siente y se acueste a la orden, etc.).

Uno de los principales problemas era que no había manera de que Saly hiciera sus necesidades en la calle, podía pasear durante horas sin hacer nada y en cuanto llegaba a casa era lo primero que hacía, mearse o defecar en el primer sitio que le pillaba.

Aprovechando su estancia en los Guardianes, al tiempo que empezamos un curso básico de educador canino, fue el momento idóneo para enseñarles a nuestros alumnos un buen ejemplo de cómo tratar y solucionar este tipo de problemas, como el que tenía Saly.

Decidimos dejar a Saly a cargo de los alumnos, ya que era un caso típico de lo que se irían a encontrar cuando fuesen educadores y que mejor manera de aprender, verlo en la práctica y solucionarlo por ellos mismos.

Antes de todo se les explicó primero a los alumnos el método a seguir:

Saly debería pasear tres veces al día, al tiempo que se le irá enseñando de forma diaria los ejercicios de obediencia y por la noche se la llevarían a dormir con ellos, a la casa donde se alojan en nuestro mismo centro Los Guardianes.

La herramienta de trabajo en este caso fue el transportín. Después de darle el ultimo paseo sobre las once o doce de la noche, haya hecho o no sus necesidades, la meterían a dormir dentro de su transportín. A las siete u ocho de la mañana lo primero que harían sería sacar a pasear a Saly para que hiciera sus necesidades. Este roll se repitiría todos los días durante las dos semanas de estancia que estaría en Los guardianes, junto con los alumnos.

Fue más rápido de lo que pensamos dado que Saly, en su primera noche durmiendo en un transportín, no lloró ni se meó en el transportín, y por lo tanto cuando salió de paseo a primera hora de la mañana, estaba desesperada por hacer sus necesidades.

Este proceso se repetió varias veces durante el día, haciéndole entender que tiene que aguantarse y hacer sus necesidades en la calle y no en el transportín (que es el equivalente a su casa) ni en ningún otro lugar.

Saly es una perra muy lista y aprendió muy rápido. En otros perros es típico que lloren cuando se sienten encerrados o hacen sus necesidades dentro del transportín, estas conductas hubieran hecho la educación más complicada y larga.

¡No os lo perdáis! En breve colgaremos la segunda parte de: Saly, aprendiendo a hacer sus necesidades, con consejos para otros casos similares.

Posted in: Artículos, cachorros, Casos de Perros, Educación

Leave a Comment (0) →

Leave a Comment

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies