El caso de ladridos cuando tocan al timbre es una conducta bastante usual en el mundo canino y tiene solución, sólo se necesita paciencia y realizar los ejercicios de forma regular para obtener buenos resultados.

A veces este tipo de conducta aparece de forma espontánea por algún suceso o cambio, como por ejemplo con el caso de nuestra clienta Mia, la cual tiene una perrita de 4 años, una preciosa mestiza peluda y mediana llamada Pepa. Acababan de mudarse y el cambio parece ser que ha afectado a Pepa y cada vez que tocan al timbre ladra.

¿Cómo hacemos para que deje de ladrar?

1. Le damos la orden de callar o bien con un simple «no». Si acata la orden correctamente durante unos segundos le premiamos la conducta correcta con un premio y con nuestra actitud (acariciándolo o diciéndole «bien»).
2. Ignoramos esta conducta. Si no hace caso a nuestra orden nos vamos y le ignoramos durante un buen rato.
3. Enseñamos al perro, a que, cada vez que suena el timbre se vaya a colocarse a su
sitio (su cama, cojín o su caja) para que se serene.

¿Cómo lograremos este ejercicio?

1. Enseñar el lugar donde queremos que vaya.
2. Cuando aprenda donde está su sitio, enseñarle que debe ir allí cuando suene el timbre. Para reafirmar esta conducta deberíamos reforzar cada vez que se realiza la acción con un refuerzo positivo, de preferencia alimentario (salchicha, comida…)
3. Al tocar el timbre, si no va a su sitio deberíamos usar la disciplina, es decir, obligándole a ir al sitio y reforzar la acción al llegar, como por ejemplo con salchicha cuando llegue al sitio indicado.
4. Estos ejercicios son más efectivos si el perro tiene hambre. Aprovecharemos de alimentar a nuestro perro cuando realizamos el ejercicio o antes de darle de comer para aprovechar el hambre como estímulo.

Lograremos mayor efectividad en estos ejercicios y que sea más fácil si el perro esta disciplinado, es decir que tenga una obediencia previa ( Sentado, acostado, quieto,….).

No olvidéis que para conseguir un nuevo hábito se necesitan entre 400 y 600 repeticiones del mismo ejercicio. No os desaniméis y ser constantes.

Este tipo de trabajo debería ser apoyado por un profesional y siempre con la colaboración de su dueño o dueña. Por ello os invitamos a que vengáis un sábado a conocernos al Club Canino Los Guardianes, clases grupales que se realizan todos los sábados a las 11h donde podréis disfrutar de la primera clase GRATIS!

Esperamos que los consejos que os hemos dado sobre cómo proceder ante los ladridos cuando tocan al timbre os sean de gran ayuda y que pronto podáis disfrutar de mayor tranquilidad cuando llegue alguien a vuestra puerta.

#JPC