Se aproxima el verano y es temporada de mosquitos y con ello la Leishmaniosis en perros, muchos propietarios de perros conocemos la necesidad de prevenir una de las enfermedades más comunes que suelen transmitir estos molestos insectos.

Se trata de una enfermedad parasitaria causada por la Leishmania Infantum, un parásito unicelular que vive en las células sanguíneas que se transmite cuando la hembra del mosquito (especialmente de la especie Phlebotomus) pica a un perro y le transmite esta enfermedad. Aunque sólo lo hará si este mosquito ha picado previamente a otro infectado.

Como es algo difícil de controlar, es conveniente tomar algunas medidas para prevenirla. La leishmaniosis en perros es muy común en nuestro país y en toda la zona mediterránea, especialmente en verano que es cuando los mosquitos se desarrollan. Y no hay ninguna raza ni tamaño más propenso, cualquier perro puede ser contagiado.

¿Cómo prevenir la leishmaniosis?

Es vital que detectemos a tiempo los síntomas de la leishmaniosis en nuestro perro. Hay que mantener algunas normas para prevenir el contagio a través de la picadura de los mosquitos, que en verano suelen ser muy habituales.

La forma más simple de prevenir la picadura de mosquitos y otros insectos, es utilizando collares efectivos (suelen estar impregnados con deltametrina) o las conocidas pipetas, incluso una combinación de ambos, especialmente en las épocas de calor. Las medidas que contengan repelente de insectos conseguirá evitar la temible picadura.

También es conveniente saber que este mosquito (como el resto de especies) suele permanecer oculto de día y es al caer la tarde y al amanecer cuando aparecen. No posee el característico zumbido cuando vuela y es más frecuente su presencia en áreas rurales o en las ciudades, dentro de parques, jardines y zonas arboladas. Así que podemos tener esto en cuenta a la hora de pasear a nuestro perro, evitando en lo posible estas zonas y horarios. Y también sería interesante evitar que los perros duerman en jardines y al aire libre durante el verano.

A partir de las siete el mosquito despierta, si aparte del collar lo rociamos con spray anti mosquito en el lomocuello auyentara a estos insectos.

Un consejo casero y económico, es sulfatar a nuestros perros con un spray de citronela, o spray anti mosquitos a la hora del paseo de la tarde.

Síntomas comunes de la Leishmaniosis en perros

Los síntomas de la Leishmaniosis canina suelen aparecer meses después de la picadura del mosquito, puesto que los parásitos permanecen en el organismo del perro sano hasta que desarrollan unos síntomas habituales. Suelen ser la pérdida parcial de pelo, caspa, heridas y lesiones en la piel que no terminan de curar, pérdida de apetito, lesiones oculares y también puede ir acompañado de cojeras, anemia y diarreas. A veces se les forman pequeños ganglios en el cuello o en los muslos traseros, en un aviso también, podemos palparlos, son fáciles de detectar.

Esta enfermedad tiene una evolución lenta pero progresiva, siendo las lesiones cutáneas el primer síntoma que suele aparecer. Así, que aunque haya pasado un tiempo desde el verano si notamos que nuestro perro presenta alguno de estos síntomas debemos acudir pronto al veterinario, donde un análisis detectará si ha sido infectado por el parásito.

Se puede curar pero se hace necesario llevar a nuestro perro a una revisión para ponerlo en tratamiento si notamos alguna de estas dolencias habituales. Sin embargo, existe una vacuna contra la leishmaniosis, aunque aun no hay suficientes estadísticas para quedarnos tranquilos, por lo que se hace importante la prevención de la leishmaniosis en perros para asegurar su salud y bienestar. J.P.C.