Un perro hiperactivo va mucho más allá de nuestro compañero canino animado que podrías estar pensando. La hiperactividad canina puede sobresalir fácilmente como una conducta inquietante en la que el perro nunca descansa apropiadamente.

Más allá de ser un problema de conducta, podría ser manifestación de un problema serio congénito. Por ello te indicaremos puntos clave sobre la hiperactividad canina como los tipos que existen, los síntomas para reconocerla y consejos para mejorar la convivencia con tu perro.

¿Por qué es malo un perro hiperactivo?

Se tiene la idea de que los perros son hiperactivos por naturaleza, dada su conducta tan juguetona y animada. Sin embargo, incluso con su conducta llena de energía, es saludable que tengan suficiente descanso y equilibrio en su rutina. Por ello, si un perro es hiperactivo, podría presentar una conducta errática que podría dificultar tu convivencia con él.

perro hiperactivo jugando

Es por eso importante que conozcas este problema que muchas veces es pasado por alto y ayudes a tu perro con terapia de conducta para que lo supere y consiga una vida saludablemente equilibrada y una sana convivencia.

Tipos de hiperactividad canina y sus causas

Es importante aclarar los dos tipos de hiperactividad en perros. En especial porque una puede ser corregida con terapia mientras que la congénita solo puede ser tratada para dar calidad de vida al animal.

Hiperactividad en perros fisiológica

La hiperactividad fisiológica o sobreactividad canina, se trata de un estado mental que ha sido aprendido por el perro. Hay varios motivos que lo podrían haber llevado a adoptar este comportamiento. Por ejemplo, los refuerzos de conducta en su alrededor lo han llevado a un comportamiento hiperactivo.

perros saludables

Otra posible causa para la hiperactividad fisiológica es un trauma importante en el animal, producto de alguna separación o experiencia traumática del pasado. Es común que los cachorros presenten esta conducta y es importante corregirlo o enfocarlo.

Hiperactividad en perros patológica

La hiperactividad patológica canina o hiperquinesis es una condición que se hereda en los perros. En este escenario, se presenta una alteración en las vías regulares de dopamina que se encuentran en el cerebro.

Es decir, el cambio de conducta que presentará el animal no puede corregirse de forma definitiva, pero debería de tratarse con un veterinario especialista que le asignará un tratamiento con fármacos.

Síntomas de que tu perro es hiperactivo

En cualquier caso de hiperactividad, es importante que reconozcas cuando algo anda mal con tu animado compañero canino. Es por ello que en esta lista encontrarás alguno de los síntomas más comunes, recuerda que no es obligatorio que tu perro los cumpla todos:

• Conducta tosca y violenta sin ningún tipo de control de la fuerza
• Llama tu atención en exceso ladrando o llorando
• Se emociona frenéticamente por cualquier mínima señal
• Destruye cosas en el hogar, en especial al estar solo
• Tiene baja concentración
• Se mantiene alerta la mayoría del tiempo
• Duerme con dificultad, poco y se despierta fácil
• Orina sin previo aviso en cualquier lugar aunque esté entrenado para evitar ciertas áreas
• Respiración agitada con notable frecuencia

Cómo calmar a un perro hiperactivo

Los consejos que mencionaremos son enfocados principalmente a cómo calmar perros con sobreactividad canina. Es decir, los casos donde la hiperactividad fue aprendida y no es un problema hereditario. Aun así, aplicar estos consejos podría ayudar en ambos casos a mejorar la convivencia.

entrenamiento canino

1. Evita usar refuerzos negativos, también conocidos como castigos positivos: Pegarle, gritarle o castigarlo no ayudan pues tu perro ya está bajo mucho estrés.

2. Establece una rutina: Si organizas el día en un plan y lo siguen, tu perro sabrá que esperar en cada momento del día y se acoplará calmadamente.

3. Ejercicios: Tu perro drenará energía y podrá descansar mucho mejor. Si deseas conocer más te invitamos a conocer deportes caninos que puedes practicar con tu perro.

4. Evita darle atención cuando esté excitado: Debes ignorar a tu perro cuando este esté excitado, de ese modo aprenderá que debe estar calmado si quiere recibir atención.

5. Juegos que lo estimulen mentalmente: Al igual que el ejercicio físico, la actividad sana mental ayudará a tu perro a sentir que cumple objetivos y mantenerse distraídos de los estímulos que los ponen nerviosos. Aquí te indicamos cómo puedes mantener estimulado a tu perro en casa.

6. Adiestramiento canino: Mantener la concentración en estos casos es un reto. Sin embargo, con el apoyo de un adiestrador profesional, puedes retomar una conducta sana con refuerzos positivos y práctica constante, consúltanos para más información.

7. Juguetes y entorno: Ofrecerle un entorno donde pueda moverse libremente y juguetes para roer y jugar podrían ayudar a calmar a tu perro.

paciencia y cariño con los perros

Es importante durante todo el proceso mantengas la paciencia y cuides con cariño a tu amigo canino. Esperamos que estos consejos te sean de gran utilidad y si tienes dudas de la conducta de tu perro, puedes contactar a Los Guardianes para resolver todas tus dudas.