Los ladridos son una forma que los perros usan para comunicarse, sin embargo, puede volverse un problema cuando no paran o se salen de control. Si tu perro no para de ladrar cuando oye a los vecinos llegar a casa o al salir, puede volverse una rutina muy incómoda.

Por más que adores a tu perro, este tipo de conducta puede ser problemática ya que puede llevar a quejas de los vecinos. Además, esto podria indicar un problema con tu amigo canino. Para prevenir cualquiera de estos problemas te hemos creado una guia de los posibles motivos que llevan a tu perro a ladrar cuando oye a los vecinos y cómo educarlo para que pare.

¿Por qué no para de ladrar mi prerro?

Estas son algunas de las causas que pueden llevar a tu perro a ladrar sin parar. Recuerda que estos motivos pueden depender de la personalidad de tu perro. Si aún no crees que alguno explique la conducta de tu perro es posible que requiera de más observación e incluso una visita al veterinario para asegurarse que todo esté bien.

• Ansiedad en perros

Si tu perro es muy energético y no ha quemado esas energías, puede que esté muy ansioso y el mínimo estímulo como el sonido de la llegada de los vecinos lo provoque a ladrar. Algunas razas muy energéticas son muy propensas a esto como los husky siberiano y los doberman.

Si crees que este es el problema y lo ves correr inquieto en casa, con hacer que tenga más actividad física para quemar esa energía extra podrías resolver el problema. Si quieres conocer más sobre cómo tratar la ansiedad en perros te invitamos a que leas este artículo.

• Tu perro siente malestar

Si tu perro siente malestar, dolor o está expuesto a mucho calor o frio puede ladrar cuando oye a los vecinos en busca de ayuda al escuchar a otras personas cerca. Si tienes a tu perro en el exterior, vigila que las condiciones sean las mejores para él.

Si dejas a tu perro afuera durante el verano o el invierno asegúrate que tenga lo necesario para hidratarse y mantener una temperatura adecuada.

• Perros territoriales

Los perros por naturaleza son muy territoriales y les gusta proteger su espacio. Para tu perro tus vecinos pueden ser potenciales invasores que tienen que ser ahuyentados con potentes ladridos. También, buscan advertirte de los vecinos como una amenaza.

Esta conducta protectora puede ser muy buena si mantienes a tu perro como guardián de tu hogar, pero es necesario enseñarle que los vecinos no son una amenaza por la que deba ponerse en guardia y ladrar sin parar.

• Costumbre de alertar

Si tu perro ya ladra incondicionalmente al escuchar a tus vecinos, puede que haya desarrollado sin querer este hábito o estimulo condicionado de avisar siempre que escuche a cualquier persona llegar en los alrededores.

Es una respuesta inocente que busca alertarte de la llegada de otras personas, pero debes buscar que cambie esta respuesta o que aprenda con refuerzos positivos otra forma de reaccionar frete este estímulo.

Esta costumbre de tu perro de ladrar para alertar también puede ocurrir con el sonido del timbre. Si tienes este problema te invitamos a leer en este artículo más al respecto.

¿Cómo evitar que tu perro ladre al escuchar a los vecinos?

Dependiendo de la causa, puedes hacer algunas tácticas para educar a tu perro y cambiarle la conducta. Ten en consideración que no hay un truco inmediato para cambiarle su costumbre de ladrar cuando oye a los vecinos, si no, que con paciencia y constancia es que lograrás que cambie sus hábitos.

• Bloquea el contacto visual

Disminuir el contacto que tiene con tus vecinos podría ayudar a disminuir la respuesta de ladridos. Esto no significa que no puedan interactuar con tus vecinos, pero es recomendable evitar el contacto en esta situación detonante para tu perro.

Bloquear las ventanas con cortinas o cambiar las rejas por unas tupidas es una buena alternativa. Esto funciona para evitar que el contacto visual pueda alertar o alterar más a tu perro.

• Comunícate con tus vecinos

Es muy responsable comunicarte de antemano con tus vecinos e informarles el patrón de conducta que está teniendo tu perro.

Explícales que estas en proceso de corregirlo de forma personal (No con cartas o mensajes).

Es mejor aclarar esto con antelación para establecer comunicación, comprensión y empatía. Esto también puede ser útil para evitar quejas y malas relaciones con los vecinos. En el mejor de los casos, pueden colaborar para ayudarte a educar a tu perro.

• Crea confianza entre tus vecinos y tu perro

Si tus vecinos acceden, podrían acordar un encuentro para que tu perro aprenda que los vecinos no son una amenaza. Es importante crear un ambiente seguro y de confianza para que tu can se calme y aprenda a no sentirse asustado por la presencia de los vecinos.

• Adiestramiento para controlarlo

No siempre se cuenta con la colaboración de los vecinos y en ese caso tenemos que adiestrarlo con constancia para lograr que cambie sus hábitos de ladrar al escuchar a los vecinos.

En este proceso de educar al perro es importante que sea siempre con refuerzos positivos. Regañarlo y castigarlo por ladrar tendrá peores efectos en su comportamiento.

En su lugar, puedes enseñarle que si se retira a un cuarto al escuchar a los vecinos, recibirá una golosina o premio. Con desviar su atención y cambiar su conducta a otra, puedes lograr que tu perro deje de ladrar cuando oye a los vecinos.

Este tipo de entrenamiento requiere de constancia y de atención, aquí puedes leer más sobre consejos para empezar la educación canina en casa.

• Ignóralo cuando esté ladrando

Si tu perro ha aprendido que ladrando cuando oye a los vecinos obtendrá atención, lo mejor es demostrarle lo contrario y comenzar a ignorarlo si empieza a ladrar en tu presencia.

perros educados

Con estos ajustes y mucha paciencia, deberías notar un cambio en la conducta de tu perro y mejorar el ambiente tanto en tu casa como con los vecinos.e

¿Te gusaría compartir alguna otra estrategia para educar a nuestro perro para que pare de ladrar al oir a los vecinos? Estaremos encantados de leer tus opiniones.